TJ EnquestaEntitatsCOVIDEl Espai Torre Jussana ha publicado este lunes la segunda encuesta sobre el impacto de la COVID-19 en las entidades de Barcelona. Se trata de un proyecto que hemos apoyado desde la Fundación Ferrer Guardia. Su objetivo es generar conocimiento sobre las consecuencias de la pandemia en la realidad asociativa de la ciudad.

En la encuesta han participado 379 entidades donde se analiza la situación de las entidades de Barcelona en relación a sus características, su actividad, la economía, la digitalización y las perspectivas de futuro. El cuestionario se respondió entre los meses de noviembre y diciembre de 2020, ocho meses después del estallido de la crisis sanitaria y coincidiendo con la segunda ola de la pandemia.

En los resultados de la encuesta se destaca que más de un 72% de las entidades han reducido su actividad, en comparación a la registrada antes de la pandemia, debido a las restricciones de movilidad y de interacción social. Las más afectadas fueron las entidades deportivas, las vinculadas a las personas mayores y las culturales. En cambio, las entidades dedicadas a colectivos de discapacidad, de apoyo social y de salud han aumentado su actividad. La mayoría han tenido que adaptar sus actuaciones a la nueva realidad. Uno de los retos para la adaptación ha sido la digitalización, más de la mitad de entidades han realizado inversiones para adquirir dispositivos informáticos, obtener herramientas para hacer videollamadas o para adaptar las actividades.

La pérdida de la presencialidad también ha afectado a la economía de las entidades. Entre las entidades que incluyen cuotas de abono entre sus socios, un 40% han reducido o han fragmentado las cuotas sociales y cerca de una de cada tres ha solicitado ayudas específicas al Ayuntamiento de Barcelona o a la Generalitat. Además, un 37% de las entidades con trabajadores a cargo ha realizado un ERTE a una parte o la totalidad de la plantilla.

En esta encuesta también se preguntó sobre las perspectivas de futuro de las entidades. La mayoría son optimistas, un 59% cree que el volumen de proyectos y actividades aumentará con el tiempo. Las preocupaciones se encuentran en las dificultades económicas y en la reducción del número de personas vinculadas, hechos que se relacionan con la reducción de la actividad y la incertidumbre.

Entre las demandas por parte de las entidades, las más repetidas han sido el apoyo económico con el acceso a subvenciones directas, la formación o asesoría técnica, asistencia en la difusión de las tareas de las entidades y en capacitación sobre las nuevas tecnologías.

Esta encuesta es la segunda elaborada desde el Espai Torre Jussana para conocer la situación y el nivel de adaptación de las entidades sin ánimo de lucro de Barcelona a raíz de la pandemia. El primer cuestionario se elaboró coincidiendo con el periodo de confinamiento donde las limitaciones a su actividad eran más restrictivas. Y de hecho los datos comparativos entre estos periodos en relación a la actividad nos apuntan que las entidades de Barcelona, aunque la afectación de la crisis sanitaria, comienzan a retomar e incrementar sus actividades. No obstante, el año ha finalizado con más de un 50% de entidades que han reducido su actividad.