La emergencia sanitaria en la que estamos inmersos, está teniendo otra vertiente económica y laboral para muchos colectivos. Algunas de las consecuencias ya se están experimentando y sobre otros, aunque desconocemos el impacto. Los y las jóvenes son uno de los colectivos más vulnerables; se vieron fuertemente afectados por la anterior crisis económica y se enfrentan nuevamente a un contexto que difícilmente incorporará nuevos trabajadores / as y que puede dibujar nuevas formas de precarización del trabajo.

En este contexto, las políticas de juventud son más importantes que nunca. Hay que estar atentos a las afectaciones de esta nueva crisis en las condiciones de vida de los y las jóvenes y hay que definir actuaciones que den respuesta a las nuevas necesidades. 

La Fundación Ferrer i Guàrdia continúa apoyando a los municipios y en las diferentes administraciones elaborando Planes Locales de Juventud. Actualmente estamos iniciando apoyos a municipios de diferentes características como son L'Hospitalet de Llobregat o Vilassarde Mar. En este contexto hemos innovando en las diferentes metodologías que desarrollamos en el marco de los apoyos, profundizando en mecanismos para la facilitación de la focalización de ámbitos prioritarios de las políticas de juventud, adaptando algunas de las actuaciones a formatos online, para continuar profundizando en la realidad juvenil. También hemos innovado en herramientas para el análisis de las políticas de juventud a partir del desarrollo de indicadores que permiten un análisis más sistematizado de cuáles son los objetivos que se están logrando con la actuación municipal, así como el análisis de su evolución.

En los nuevos Planes Locales de Juventud elaborados por la Fundación Ferrer i Guàrdia se establecerán mecanismos para determinar el impacto de la Covid-19 en las condiciones de vida de los y las jóvenes y para el diseño de nuevas políticas de juventud municipales que se adecuen a las nuevas necesidades.  De forma que apostamos para mantener y mejorar la  calidad y rigor de siempre tanto en la diagnosis como en el diseño de políticas de juventud. En un contexto de crisis como el actual hace falta que no se pare la planificación estratégica de las políticas de juventud municipales para trabajar en propuestas que den respuesta en las necesidades de los y las jóvenes.

 

PLJ