Francesc Ferrer i Guàrdia nace en Alella (Barcelona) en 1859, en el seno de una familia de campesinos acomodados, de marcadas convicciones católicas y conservadoras. Tras una breve etapa escolar se educa básicamente como autodidacta y trabaja en Barcelona desde muy joven, ejerciendo diferentes oficios, en contacto con el mundo de la Menestralia de sensibilidad republicana.

Trabajará de revisor de ferrocarril y esto le permitirá actuar de enlace con las corrientes insurreccional del republicanismo, encabezados por Manuel Ruiz Zorrilla, participante en el intento –fracasado– de sublevación de 1886. Es por ello que se exiliará en París, donde dará clases de castellano, y entrará en contacto con algunos de los representantes de la pedagogía renovadora, laica y librepensadora, centrada en la defensa de la autodeterminación de los individuos por medio de la educación integral. Será, en este sentido, muy significativo su contacto con Paul Robin, autor del Manifiesto a los partidarios de la educación integral.

En París mantendrá, también, su afiliación a la francmasonería, en la que se había iniciado en 1883.

 

thumb_mas_germinalthumb_locomotorathumb_trinidadthumb_grand_orient_de_francethumb_espagnol_pratique